Dudas

Es difícil comenzar a escribir cuando mil dudas atraviesan mi cabeza. Cierro mis ojos unos segundos mientras me los tallo con la intención de recuperar la claridad de mis pensamientos y las palabras a escribir.Me pregunto si hago lo correcto. Discernir no me es fácil; para nada. Ya no sé si rompí el cordón umblical que me unía a ti; y de ser así no supe en qué momento. Tampoco sé si realmente eso me ha afectado. En algún momento pude pensar que no me perjudicó. Hoy... hoy ya no sé.Quizá perdí mucho tiempo, y hoy me duele reconocerlo. Atribuirle todo a las circunstancias me resulta a veces insuficiente; derepente estúpido. Pero así es.
Si tan sólo pudieras hablarme. Si tan sólo pudiera escucharte.
Sé que sigues ahí, como siempre.
Hoy no veo bien, mañana... quizás. Sólo puedo decir algo: no logro entender.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos