Benditos sentidos


Los momentos que más disfruto son los que hacen que valga la pena la existencia. Estos son sólo algunos que se me vienen a la mente.

ESCUCHAR
El sublime sonido de unas cuerdas...La combinación perfecta entre letra y voz... Los te quiero que se expresan con franqueza...El sonido del viento... los pájaros cantar... las gotas de lluvia que rebotan en el techo de mi casa... la risa espontánea de la gente... el tic tac del reloj... los regaños de mi madre (lo juro)... los consejos que se dan sinceramente... los conciertos de la música que prefiero... las palomitas cuando se cocinan en casa... el arranque de los aviones a punto de volar... el click de mi cámara cada vez que quiero capturar un momento... el ring del teléfono en el instante preciso... las buenas noticias...
VER
Fotografías que transmitan emociones... ojos de mirada profunda, de esas que expresan en ocasiones más que las palabras... a las personas que quiero y admiro... el amanecer... el atardecer... el mar... las estrellas... la inocencia de la niñez... los desfiles de primavera... las flores cuando apenas brotan del botón... los rostros alegres... la luna en todas sus fases... el arcoiris... la lluvia que mancha las ventanas... los bebitos cuando duermen... también cuando ríen... el verde del pasto... mis películas favoritas... las nubes y encontrarles formas...
OLER
Flores... la comida que prepara mi nana... perfumes de fresco aroma... shampoo del que me pongo...
PROBAR
La pizza... los tostitos con chamoy... las frutas, especialmente el mango... los tacos de carne asada de mi tierra cachanilla... la soda... la cheve bien helada en el mes de julio... por supuesto, el agua bien helada al siguiente día... me encanta la nieve choco chip... el frappé de cajeta... los dulces de tamarindo... y basta que me está dando gula, jaja!
SENTIR
La frescura de la brisa... la arena entre mis pies al caminar por la playa... los besos apasionados... el nylon de las cuerdas en las yemas de mis dedos... el dolor de mi diafragma al cantar... caricias... palmaditas en la espalda... abrazos... el agua del mar... los golpes de las olas... los besos tiernos... mi pijama de algodón... la presencia de mi Padre en los detalles más pequeños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos