"Soy un nudo de doble lazo al otro lado del
puente" Quique González
Se me están escapando las palabras... y con ellas mi equilibrio... y con mi equilibrio mis por qués. Los que construí hace tiempo, cuando me di cuenta de que era justo buscar nuevos horizontes, tripular nuevos barcos, ponerme otros sombreros, percibir sensaciones diferentes.
Cruzar el puente, no ha sido fácil. Tampoco difícil. Simplemente ha sido. Y disfrutar la osadía es el mejor antídoto para los días complicados. Mis alas no se rompen; no hasta hoy. Cargo con ellas, aunque cargue también con mi saco de dudas y miedos.
Quisiera decirte cuáles son. Pero no he podido; y desconozco si realmente las causas son las circunstancias que no lo permiten, o las desiciones que tomamos cada uno.
Mis días cerca de ti se agotan. Y nunca sabré qué tan cerca me sentiste. Ya no lo quiero saber. Porque de cualquier manera, yo me quiero ir.
Tal vez un abrazo en este instante me ayudaría a respirar mejor. Tal vez tirar el saco es la solución para caminar mejor, o volar más alto.
Tengo miedo de regresar y esta vez no encontrarte. Pero me dolería más no cruzar el puente por temor.
Se me escaparon ahora si. En estos casos, vale más un punto final con sabor a desición, que unos puntos suspensivos que sepan a incertidumbre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos