Timón

Cuesta trabajo admitirlo, más aún escribirlo... pero quiero hacerlo, de alguna forma tengo que enfrentar esta lucha interna.

Sé que no pudo ser en vano este tiempo lejos. Al contrario, ha sido un parteaguas en mi vida; un escalón que no me arrepiento haber subido; y del que no quiero retroceder.

Hoy quiero llorar. Como siempre, y como nunca...

A veces es tanta mi felicidad, que siento miedo.

Miedo por sentirme libre y no darme cuenta si de verdad hago lo correcto. De repente me sorprendo dudando si voy por el camino adecuado... el timón a veces gira hacia donde menos me imagino. Pero amo esa sensación... sólo quiero seguir, sólo quiero vivir.

Hoy más que nunca, mi barco tiene que navegar. El océano es infinito, y aunque los vientos sean a veces en contra, voy a seguir... quiero seguir.

Hay gente que no cree en mi y no es que eso me mortifique, pero sí me decepciona. Me basta saber que yo sí creo en mi y creo en Él. Nada más importa mientras así sea.

Sin embargo hay cosas que aún dejan huella...

Aún permaneces.

Qué quieres que haga. Quisiera no sentirlo. De hecho, no pensé aún sentirlo pero veo que me equivoqué. Pasaron seis meses de no verte. Pero he vuelto a sentirte. He vuelto a descubrirme perdida en tus ojos. En tus labios. En tus brazos.


Sin embargo, es preciso no soñar despierta. No perder la cabeza, como la mayoría de las veces sucede. Esta vez, voy a permitirme ser lo que siempre quise. Sentirme como siempre quise. Lo estoy haciendo. Experimentar esa dualidad de mente y emoción, y saber encontrar el equilibrio no es fácil. Por eso, por esto y por todo, hoy que lo encontré, no lo puedo perder... es este equilibrio el que me mantiene feliz, el que me permite ser libre y estar en armonía con mi mundo. Es la plenitud que siempre añoré. No puedo dejarla escapar ahora.

Necesito hablar contigo. Y no con los ojos esta vez.

Comentarios

Malfilmado ha dicho que…
joer, me has puesto los pelos de punta, cuanto sentimiento encierran tus palabras....buuffff enhorabuena por el blog

hasta pronto
Bohemia Apasionada ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos