No quiero

Las cosas que tiene la vida. Me detendré a refugiarme en las letras una vez más, pero esta vez no será para hacer alarde a tu falta de comunicación ni a tu ausencia en estos días. Esta vez nada más tengo que agradecerte que este tiempo me ha servido para darme cuenta de los cambios que han sucedido. No tengo la más remota idea de lo que pase por tu mente. Y derepente me descubro queriéndolo saber. No sé si sientas lo mismo que yo. Y no sé si quiero saberlo.
A veces creo que eres lo que quiero... y no quiero que lo seas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos