Ay mamá!

:S

he cometido una torpeza.
Eso de bloquear mi lenguaje al no poder ordenar mis ideas es digamos, bastante embarazoso...
todo por culpa de mi nerviosismo.

Maldita sea, era una buena oportunidad. De esas, que no se deben dejar escapar. Creó que esta vez el universo no conspiró a mi favor. Quizá no estaba preparada para atender en ese momento el teléfono, debí haber respirado profundo antes, sin permitir que el sístole y diástole aumentara al grado de incitarme a actuar impulsivamente.

Demonios, esto no debió haber sucedido!!!!
todo por imbécil. No me vuelve a pasar, no me vuelve a pasar, no me vuelve a pasarrrrrrrr!

Comentarios

gazettani ha dicho que…
Era del trabajo que nos dijiste??
Bohemia ha dicho que…
Jeje, noup.
Fue otra cosa, ya luego les cuento.

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos