Y qué pierdo?

Mientras no sea mi ética, todo marchará bien.
Me importa un soberano comino el qué dirán mientras mi conciencia esté tranquila y respete el derecho ajeno.
Creo en lo que viene y confío en Él.

=) qué me importa la crisis. Hoy he visto las estrellas como cuando era niña, me dejé sorprender por la inmensidad del universo y la pequeñez del ser humano comparado con tal grandeza.

La gente tiene estrellas dijo Bunbury; yo también lo creo. Soy como esa mariposa de menta que el chulísimo Enrique ha cantado. Así me siento.

Renazco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Réquiem por una ciudad tranquila

Qué fragiles somos los seres humanos